tipos de morcilla

Tipos de morcilla más consumidos en España

España es un país donde se consume el cerdo en diversas formas y una de las más conocidas es la morcilla. Es una preparación donde se aprovecha la sangre del animal en combinación con otros ingredientes que le dan un gusto exquisito. Su consumo forma parte de la tradición gastronómica del país, es por eso que han surgido diferentes preparaciones artesanales en cada comunidad y provincia. Por esa razón, a continuación te mostramos los tipos de morcilla más consumidos en España, para que conozcas sus diferencias. 

Tipos de morcilla españolas

Morcilla de Burgos

Es el tipo de morcilla más consumida en España, se trata de una preparación especial en donde la mitad de su contenido es arroz, en combinación con otros ingredientes. Se dice que su exquisito sabor se debe a que en Burgos por la altitud que tiene la capital, el agua llega a hervir de 97 a 98 grados, por lo que en la preparación de la morcilla de burgos se debe colocar el arroz crudo.

Adicional a ello, también la cebolla de la región tiene un gusto particular que hace que la combinación de la sangre del cerdo, con la cebolla, el arroz, una variedad de especies y un toque sutil de picante, haga la morcilla de burgos todo un manjar que resalta en el paladar.

Morcilla Ibérica

Es una morcilla con apariencia de chorizo, es muy reconocida por la intensidad de su sabor, está elaborada de sangre de cerdo, grasas de cerdo ibérico, aliños caseros, carne y se le agrega muchas especies a su preparación. No se somete a ningún tipo de cocción, asado o fritura, más bien se consume cruda, en finas rodajas para apreciar mejor su sabor ya que su textura es un poco dura y compacta.

Morcilla Patatera Extremeña

El nombre de esta morcilla se le colocó por uno de sus ingredientes, qué es la patata. A diferencia de otras morcillas que se les coloca pan o arroz, en la preparación de esta morcilla se sustituye estos dos por la patata. Otro cambio significativo es la sangre, pues no se le agrega, más bien se le coloca magro de cerdo, además de la grasa de cerdo ibérico. A estos dos ingredientes principales se les añade una gran porción de aliños entre el que se destaca el pimentón de la vera y el toque de especias que le dan un sabor único.

Morcilla de Aragón

Esta morcilla se asemeja mucho a la morcilla de Burgos. Está elaborada a base sangre fresca de cerdo con arroz y manteca de cerdo. El toque especial y lo que la diferencia es la variedad de la cebolla blanca de fuentes, los piñones y avellanas, pero de forma muy especial es el toque de canela y anís que la hace diferente a los otros tipos de morcilla.

Morcilla de León

Es considerada de todos los tipos de morcilla, la más original en cuanto a gusto. Se debe a que su elaboración consiste en una base de cebolla y sangre de cerdo. Su forma de consumo es distinta también, ya que se come fuera de la tripa extirpándola, ya que su textura es como derretida para luego freír en aceite y después untarla. Otra forma de comerla es cocida con arroz, manzana o potajes.

Morcilla de Palencia

Aunque existen otras variedades en Palencia la protagonista es la morcilla de cebolla horcal. Se caracteriza por ser una variedad exclusiva y autóctona que tiene un gusto muy peculiar, dulce y exquisito. La elaboración de la morcilla se trata de toda una obra de arte y alta dificultad al picar, pochar y cocinar la cebolla a fuego lento con la manteca de cerdo. Después de esto en el momento exacto que solo los especialistas conocen para agregarle la sangre, sal, especias y el pimentón, para luego ser envasadas en la tripa de vacuno y cocerla como proceso de esterilización.

Morcilla de Beasain

Es la morcilla que se distingue por poseer un ingrediente diferente al resto como lo es el puerro y muchas especias al gusto. Además de eso, su proceso de fabricación implica cocerla con agua fría y luego a fuego lento por una hora en promedio, para concluir dejándola en reposo. Es recomendable hervirla un poco cuando se vaya a freír, esto hace que se aumenten los matices de los sabores.

Morcilla Andaluza

Entre los tipos de morcilla, esta se trata de la más grasosa. Parte de sus ingredientes es el tocino, panceta y papada de cerdo, con la respectiva sangre, ajo y muchas especias de gran sabor como el orégano o el comino. Se procesa en una tripa de cerdo y se cocina en una caldera. Una variedad especial es la de la Loma de Úbeda que a los ingredientes tradicionales se le agregan piñones, arroz y cebolla en gran cantidad.

Así que no dejes de degustar cada uno de los tipos de morcilla más consumidos en España para que puedas seleccionar tu favorita.