Carne de cordero

Carne de cordero | Propiedades y beneficios alimenticios

¿Conoces todo lo que tiene para ofrecerte la carne de cordero? Está claro que el consumo de carne es necesario para nuestro metabolismo como seres humanos. Los nutrientes y vitaminas que aportan a nuestro cuerpo son sumamente valiosos, y son prácticamente imposibles de suplantar con algún otro alimento.

Pero, ¿cómo de importante es? ¿Y si te dijera que el consumo de carne puede llegar a ser incluso más beneficioso para nuestro organismo de lo que se suele decir? Porque sí, la carne, específicamente la de cordero, oculta más propiedades beneficiosas de las que crees y todas estarán explicadas a continuación. Prepárate; toda la información que necesitas está justo aquí, al alcance de tu mano.

Proteínas y minerales de la carne de cordero

Es importante decir en primera instancia que, al igual que como ocurre con todas las carnes, la carne de cordero no es realmente un alimento que se tenga o se deba consumir diariamente. Con que se consuma una vez a la semana es más que suficiente. Una sola porción puede brindarnos los beneficios necesarios que nuestro cuerpo necesita para funcionar óptimamente por unos siete días. Y con beneficios, nos referimos a las siguientes características:

  • En primer lugar, tenemos el aporte proteico de alto valor biológico. Se sabe muy bien, que la carne de cordero es altamente rica en vitaminas del grupo B. Destaca sin lugar a dudas, la vitamina B3, cuyo aporte contribuye a la disminución de la fatiga y el cansancio.

Aunque tampoco hay que ignorar la vitamina B6 y la vitamina B12. Ambas en conjunto, contribuyen al funcionamiento regular del sistema inmunitario y, a su vez, ayudan al cuerpo a generar glóbulos rojos. Algo que aunque suene como simple, no lo es, ya que esto evita que contraigamos enfermedades y a su vez, propicia que nos curemos de las que ya estamos padeciendo.

  • Entre otras propiedades de la carne de cordero, se encuentra su alto nivel de potasio. Un mineral increíblemente beneficioso, que entre otras cosas, mantiene nuestro sistema nervioso sano.
  • También es necesario hablar del fósforo, del zinc y del selenio. Este primero (el fósforo), nos aporta ciertos nutrientes que se encargan de fortalecer nuestro sistema esquelético. El zinc por su parte, nos ayuda más en el apartado celular; regenera y apoya el desarrollo de esas células que con el paso del tiempo, tienden a oxidarse. Por último, el selenio entre otras cosas, refuerza el grosor y la solidez de nuestras uñas y cabello, y además, nos ayuda a combatir el asma.
  • Y finalmente, llegamos al aspecto más importante: el aporte de hierro. Nuestro cuerpo utiliza específicamente este mineral para generar hemoglobina (proteína de los glóbulos rojos encargada de transportar el oxígeno) y mioglobina (proteína que se encarga de distribuir el oxígeno por el sistema muscular).
carne de cordero

Otros beneficios nutricionales de consumir carne de cordero

¡Y aunque parezca increíble, sí que hay más! Se puede decir que lo explicado con anterioridad es lo más evidente. Pero si escarbamos un poco más, podemos encontrarnos con un par de propiedades ocultas de la carne de cordero que también vale la pena conocer.

Fácil de digerir

Empezando con una de sus características más útiles en la práctica, podemos decir que es fácil de digerir. Generalmente, asociamos la carne de cordero y sus similares, con grandes cantidades de comida y con esas reuniones familiares donde solemos comer hasta más no poder, por lo que solemos tener la idea de que es un alimento pesado para nuestro sistema, pero nada más alejado de la realidad.

De hecho, según lo determinado por el coeficiente de digestibilidad (una clase de escala que determina qué tan fácil o qué tan difícil es digerir un alimento) la carne de cordero requiere de un menor esfuerzo digestivo para ser asimilada por el cuerpo. Esto es debido a su contenido en treonina; mismo que le facilita al cuerpo el metabolismo de grasas y por ende, la digestión del alimento.

Alta en proteínas de valor biológico

Con anterioridad se mencionó el término: “proteínas de alto valor biológico”. Al decir esto, se buscaba hacer referencia al hecho de que las proteínas encontradas en la carne de cordero, son poseedoras de todos los aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo necesita para su correcto funcionamiento. Lo que nos lleva al siguiente beneficio: la carne de cordero es excelente para la dieta de los deportistas.

Dicho de forma simple, estas proteínas y aminoácidos de la carne de cordero, se encargan de contribuir en la síntesis de esas peculiares células musculares. Junto a las vitaminas del grupo B, también se encargan de facilitar el metabolismo de glucógeno y de hidratos de carbono.

Nutrientes y aminoácidos que no pueden faltar

Tenemos sualto contenido en ácido fólico. Mismo que, según los especialistas en el tema, previenen los efectos del tubo neural en recién nacidos. De ahí, que se recomiende el consumo de carne de cordero en el embarazo, aunque como siempre, es más recomendable tener una dieta comprobada que incluya este alimento.

Y volviendo a los aminoácidos, en esta variedad de carne, también se hace notar la presencia del triptófano. Un peculiar aminoácido que, al ser ingerido, termina convirtiéndose en serotonina, la mismísima hormona de la felicidad. Eso quiere decir que el consumirla, incita al cerebro a relajarse y nos ayuda a conciliar un mejor sueño. Por lo que incluso podríamos decir, que las propiedades de la carne de cordero, pueden llegar a ayudarnos a contrarrestar el estrés, ya que nos incita a descansar.

Finalmente, no podemos dejar de mencionar a un trío de aminoácidos muy especial: isoleucina, leucina y valina. Un grupo muy único que, entre otras cosas, se encarga de contribuir en nuestro proceso de reparación y control tisular y muscular. Dicho de forma simple, este grupo de aminoácidos favorece la sanación y cicatrización de los tejidos del cuerpo. Estos mismos no son generados por el cuerpo y necesariamente deben ser consumidos, hecho que apoya aún más el consumo de la carne de cordero.

Deja una respuesta