cómo hacer leche frita

Cómo hacer leche frita: receta fácil y tradicional

Aprende a preparar la leche frita gallega, un postre tradicional español con ingredientes caseros. Descubre cómo hacerlo aquí y sorprende a todos con su sabor único y cremoso.

El postre de leche frita es una delicia tradicional española que ha ganado popularidad en todo el mundo. Aunque parece complicado de preparar, en realidad es un postre muy sencillo que se puede hacer en casa con ingredientes simples. En esta receta paso a paso, te enseñaré cómo hacer leche frita casera de manera fácil y rápida.

Ingredientes necesarios

Para hacer leche frita casera, necesitarás los siguientes ingredientes: 1 litro de leche entera, 200 gramos de azúcar, 100 gramos de harina de trigo, 4 yemas de huevo, la piel de medio limón, una ramita de canela y aceite de oliva para freír. Estos ingredientes son fáciles de encontrar en cualquier supermercado y te darán aproximadamente 8 porciones.

Paso a paso para hacer leche frita casera

  1. En una cacerola, calienta la leche junto con la piel de limón y la ramita de canela a fuego medio. Deja que hierva ligeramente y luego retira del fuego. Deja infusionar durante al menos 15 minutos para que los sabores se mezclen.
  2. Mientras tanto, en un bol aparte, mezcla las yemas de huevo con el azúcar hasta obtener una mezcla homogénea. Añade la harina tamizada y mezcla nuevamente hasta que no queden grumos.
  3. Retira la piel de limón y la ramita de canela de la leche caliente. Vierte la leche poco a poco sobre la mezcla de huevos, azúcar y harina, removiendo constantemente con un batidor de varillas para evitar la formación de grumos.
  4. Una vez que la mezcla esté bien incorporada, vuelve a verterla en la cacerola y caliéntala a fuego medio-bajo. Remueve constantemente con una espátula de madera hasta que la mezcla espese y adquiera una consistencia similar a la de una crema pastelera.
  5. Vierte la crema de leche frita en un recipiente rectangular y extiéndela uniformemente. Cubre el recipiente con papel film para evitar que se forme una costra en la superficie y deja enfriar a temperatura ambiente durante al menos 2 horas.
  6. Pasado el tiempo de reposo, corta la crema en porciones rectangulares y pásalas por harina y huevo batido. Fríe las porciones de leche frita en abundante aceite caliente hasta que estén doradas por ambos lados. Retíralas del aceite y colócalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  7. Por último, espolvorea las porciones de leche frita con azúcar y canela al gusto. Sirve este delicioso postre casero de leche frita acompañado de helado de vainilla o crema batida. ¡Disfruta de este clásico español!
    Preparar leche frita casera es una excelente manera de sorprender a tus familiares y amigos con un delicioso postre tradicional. Sigue esta receta paso a paso y verás lo fácil que es hacerlo en casa. ¡Anímate a probarlo y disfrutar de la dulzura y cremosidad de la leche frita casera!

Leche aromatizada antes de nada

La leche frita es un delicioso postre tradicional que se ha hecho popular en muchas regiones del mundo. Sin embargo, antes de sumergirnos en la receta y aprender cómo se hace la leche frita, es importante mencionar un paso fundamental: la leche aromatizada. Este proceso consiste en añadir ingredientes aromáticos a la leche antes de utilizarla en la preparación de la leche frita, lo cual aporta un sabor extra y único al postre.

Para aromatizar la leche, existen diferentes opciones que se pueden adaptar según los gustos y preferencias de cada persona. Una de las formas más comunes es utilizar canela en rama y piel de limón o naranja. Estos ingredientes se añaden a la leche y se llevan a ebullición, permitiendo que los sabores se liberen y se mezclen con la leche. También se puede optar por agregar esencia de vainilla o incluso ralladura de nuez moscada.

El tiempo de cocción para aromatizar la leche puede variar dependiendo de la receta específica que se esté siguiendo. Sin embargo, generalmente se recomienda dejar que los ingredientes se infusionen en la leche durante al menos 10 minutos. Una vez que la leche esté bien aromatizada, se retiran los ingredientes sólidos y se utiliza la leche para preparar la leche frita.

Este paso adicional de aromatizar la leche realza el sabor de este exquisito postre y le da un toque especial que no se puede pasar por alto.

Una vez que se tenga la leche aromatizada y lista para su uso, se pueden seguir los pasos tradicionales para hacer la leche frita. Esta deliciosa receta consiste en cocinar una mezcla de leche, azúcar y harina de trigo a fuego lento hasta obtener una masa espesa. Luego, se vierte esta masa en un molde rectangular y se deja enfriar en la nevera hasta que se solidifique. Por último, se corta en porciones individuales, se reboza en huevo batido y se fríe en aceite caliente hasta que adquiera un tono dorado. Se puede espolvorear con azúcar y canela antes de servir.

La leche frita es un postre delicioso y fácil de hacer, que puede ser aún más sabroso si se le agrega un toque de aromatización a la leche inicial. La elección de los ingredientes para la leche aromatizada es flexible y personalizable, permitiendo experimentar con diferentes sabores. No olvides dejar que los ingredientes se infusionen en la leche durante unos minutos para obtener los mejores resultados. Con la leche aromatizada lista, podrás deleitarte con la elaboración de este clásico postre y disfrutar de su sabor único y reconfortante. ¡Manos a la obra y a disfrutar de la leche frita!

Preparación de la crema base de la leche frita y reposo

La preparación de la crema base de la leche frita y el reposo son dos etapas cruciales en la elaboración de este tradicional postre español. Para comenzar, es importante reunir los ingredientes necesarios: leche, azúcar, huevos, harina y canela en rama. En una cacerola, se hierve la leche junto con la canela para darle un sutil aroma. Por otro lado, se mezclan los huevos con el azúcar hasta obtener una mezcla homogénea. A continuación, se añade la harina poco a poco y se mezcla bien.

Una vez que la leche ha hervido, se retira la canela y se añade poco a poco a la mezcla de huevos, azúcar y harina. Es importante remover constantemente para evitar la formación de grumos. Una vez que todos los ingredientes están bien incorporados, la crema se vuelve a colocar en la cacerola y se cocina a fuego medio-bajo, removiendo constantemente hasta que espese. Este proceso puede llevar alrededor de 10 minutos. Una vez que la crema ha alcanzado la consistencia deseada, se retira del fuego y se deja reposar a temperatura ambiente durante al menos una hora.

Durante el periodo de reposo, la crema base de la leche frita adquiere una textura más firme y se intensifica su sabor. Además, este tiempo permite que los sabores se integren y se obtenga una crema más suave y delicada al paladar. Al enfriarse, la crema se solidifica ligeramente, lo cual facilitará su manipulación a la hora de darle forma a las porciones. Durante este periodo, se recomienda cubrir la crema con papel film para evitar que se forme una costra en la superficie. Una vez que la crema ha reposado el tiempo indicado, está lista para ser utilizada como base para la leche frita, un delicioso postre que deleitará a todos los comensales.

Fritura y presentación final de la leche frita

Fritar la leche es una técnica culinaria que consiste en calentar la leche y luego cubrirla con una mezcla de harina, huevo y azúcar antes de freírla en aceite caliente. Este delicioso postre de origen español se sirve tradicionalmente con azúcar espolvoreada por encima y acompañado de una bola de helado de vainilla. Al freír la leche, se crea una capa crujiente por fuera mientras que el interior se mantiene cremoso y suave. La presentación final de la leche frita es clave, ya que permite realzar su aspecto apetitoso y tentador.

Para hacer la leche frita, es necesario seguir algunos pasos clave. Primero, se debe calentar la leche junto con una ramita de canela y la piel de un limón en una cacerola. A medida que la leche se caliente, se deben remover constantemente estos ingredientes para que aporten su sabor y aroma a la preparación. Una vez que la leche esté caliente, se debe agregar poco a poco la mezcla de harina, huevo y azúcar, sin dejar de remover para evitar la formación de grumos. La consistencia de la masa debe ser espesa y homogénea antes de continuar con la fritura.

La fritura de la leche se realiza sumergiendo las porciones de la masa en aceite caliente hasta que adquieran un color dorado. Es importante freír las porciones en pequeñas cantidades para asegurar una cocción uniforme. Una vez fritas, se retiran del aceite y se colocan sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa. Para la presentación final, se espolvorea azúcar por encima de la leche frita, lo que le dará un toque de dulzura extra y un aspecto visualmente atractivo. Además, añadir una bola de helado de vainilla al lado de la leche frita proporciona un contraste de temperaturas y texturas que hace que este postre sea aún más irresistible.

Puedes disfrutar de más postres deliciosos en nuestro puesto Cheeks.